SI SE PUEDE. TOLERANCIA CERO CONTRA LA VIOLENCIA

Por @marsallorente. El fin de semana nos deja la noticia trágica de la muerte del aficionado del Depor, Francisco Javier Romero Taboada, de 43 años, que perdió la vida en una macro reyerta organizada entre los seguidores ultras del Atlético de Madrid y los del club coruñés.

La pérdida de una vida es siempre una tragedia pero el que se cita premeditadamente y organizadamente para pegarse con palos de béisbol, navajas y puños americanos con otros ultras sabe a lo que se expone.

Por eso no soy partidario de suspender un partido de fútbol con un estadio lleno con 55 mil espectadores que van a disfrutar en familia de un espectáculo lúdico. Si en el fútbol no tienen cabida los violentos o ultras, la competición no puede quedar alterada por culpa de unos imbéciles que quedan 3 horas antes en el centro de la ciudad para defender sus ideologías políticas con barras de hierro y cuchillos en la mano.

La violencia es una enfermedad grave que padece nuestra sociedad y no es un virus que afecte sólo al fútbol, porque de hecho, estos grupos violentos existen y se manifiestan en muchos otros escenarios aunque es cierto que en el fútbol encuentran una plataforma abonada gracias a las prebendas y privilegios que les conceden los clubes de fútbol.

En este sentido, es una vergüenza que el presidente colchonero, Enrique Cerezo, se lavara las manos al decir que “los hechos sucedieron lejos del estadio y que no representan lo que es un partido de fútbol”.

Los dirigentes de los clubes son los primeros que deben implicarse y luchar firmemente contra esta gentuza a la que tienen perfectamente identificada. Falta voluntad y valentía para expulsar, con la complicidad de la policía, a estos grupos organizados. Aunque tengan que pagar justos por pecadores, el fin en este caso sí justifica los medios. Si es necesario disolver una peña, expulsar a los violentos perfectamente identificados y reubicar a los aficionados que quieren animar sin violencia se hace.
detencion-ultra-011214

Lo que pasó el domingo por la mañana en la ribera del Manzanares es la consecuencia de la indulgencia y laxitud de los Estamentos que rigen el fútbol español, los directivos de los clubes, de las fuerzas y cuerpos y seguridad del Estado, de los jueces y también – porqué no decirlo- de los Medios de comunicación.
Damos por normal actitudes que deberían ser censurables y sancionables con dureza y contundencia los cánticos insultantes que se escuchan en muchos Estadios o la exhibición de simbología nazi o fascista.

Otros países europeos han hecho una pedagogía mucho más efectiva. Recuerdo que en 1992 el entrenador holandés del valencia CF, Gus Hiddink, se negó a empezar un partido porque en uno de los anfiteatros de Mestalla se colgó una bandera nazi. Simbología que también se vio en la carpa de los aficionados del Real Madrid y en las gradas de Mestalla durante las dos últimas finales de la Copa del Rey entre el Barça y el Madrid. En ambos casos, ni la Fiscalía ni los dirigentes del fútbol hicieron nada para sancionar esas delictivas actitudes.
EN este caso, hay que felicitar a Joan Laporta, que en su día, y Florentino Pérez, ahora, que han tenido el arrojo de expulsar a los violentos.

En Inglaterra tenían un problema muy grave con los Hooligans y lograron erradicarlo gracias a una labor de prevención, aislamiento de los violentos, vigilancia personalizada para que no se acercaran a los Estadios y retirada de pasaportes con la prohibición de viajar con el resto de la afición. Una batería de medidas consistentes en prevenir, identificar, aislar, controlar y expulsarlos del fútbol.

Ninguna estrategia para luchar contra la violencia en el deporte será eficaz sin la participación activa y real de los clubes profesionales.
En este sentido, falta más contundencia y sobra indulgencia. Si, se puede erradicar la violencia en el fútbol español. Tolerancia cero.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>