Niños sin entrada.

Por @marsallorente. Es una tradición de muchos años que el FC Barcelona permita el acceso libre y gratuito al Camp Nou de los niños/as menores de 7 años siempre que vayan acompañados de un adulto.

Y esa tradición tan arraigada entre la masa social culé asistente al Estadio, eminentemente familiar, facilita una enorme felicidad a los niños/as, y una gran satisfacción a los padres que de esta forma les es muy fácil inocularles la pasión por el Barça.

Pero ese consentimiento histórico es contrario a la Ley de 2007, Reguladora de los aforos de los espectáculos, endurecida en 2010, y que obliga a que cada espectador asistente tenga un sitio asignado y una entrada.

Cualquier incidente grave que se produjera vinculado con una persona sin entrada responsabiliza, penalmente, a la entidad y a sus dirigentes, además de suponer una enorme desprotección dado que ninguna póliza aseguradora cubre a un espectador sin entrada por ser, ésta, una práctica contraria a la ley.

El-Camp-Nou-presento-un-aspect_54366579615_54115221155_600_244

 

Sandro Rosell ha manifestado en Catalunya Ràdio que “soy el primero que estoy en contra de la decisión desde el punto de vista popular pero desde el punto de vista de la responsabilidad es nuestra obligación”.

Está claro que a ningún directivo le gusta tomar decisiones impopulares porque la avalancha de críticas disgustan y desgastan a cualquiera pero, en tanto que dirigentes, tienen la obligación de tomar cuantas medidas sean necesarias para garantizar la seguridad de los socios del Club ejerciendo, rigurosamente, su responsabilidad.

Cómo siempre hacer la vista gorda y mirar hacia otro lado para evitar el recorte de un privilegio o concesión es lo más fácil y lo más cómodo, pero seguramente no es lo más diligente.
Si ante el informe emitido por los expertos de Seguridad del Camp Nou advirtiendo del grave riesgo que se corre permitiendo un sobreaforo por la previsible asistencia de 25.000 niños al Barça-Madrid del próximo sábado 27 de octubre los directivos hicieran caso omiso serian corresponsables civilmente de cualquier catástrofe provocada por un hipotético desalojo imposible.
A modo de ejemplo, si una puerta de acceso/salida del Camp Nou solo puede absorber la evacuación de 3000 personas de un sector, se permitiera el acceso de 3000 personas y 300 niños haciendo oídos sordos a los informes de seguirdad sería una grave temeridad.

Según la directiva, el día del Barça- Getafe disputado a las 12h del mediodía se contabilizó la asistencia de 10.000 niños sin entrada.

¿Qué harían ustedes si fueran el Presidente del FC Barcelona y hubieran recibido ese informe de los especialistas de seguridad advirtiendo del grave riesgo que se corre si no se toman medidas?.
Esa es la pregunta que deben hacerse todos los socios del FC Barcelona, sean padres o no.

Y no sirve el argumento sustentado bajo la premisa de que en el Camp Nou no se recuerda ninguna catástrofe grave porque en materia de seguridad nunca hay que actuar a posteriori sino siempre anticipada y preventivamente para evitar que ocurra. En materia de seguridad, siempre es mejor prevenir que lamentar.

Otra cosa es que ni el momento ni la forma ha sido la más adecuada. El tema debería haberse abordado a final de la temporada pasada cuando ya se detectó la masiva presencia de niños en el Camp Nou y habiéndose encontrado, por parte de la directiva, una forma para que los niños sigan teniendo facilidades para asistir al Camp Nou pero de una forma controlada.

Se ha anunciado la obligación de sacar una entrada o carnet de abono para los niños/as menores de 7 años 10 días antes del Barça-Madrid cuando muchos ya tenían la camiseta preparada para vivir esa experiencia única en el mundo.
El disgusto ha sido mayúsculo y se podía haber evitado cambiando la costumbre a inicio de temporada.
Puede parecer que esta directiva se contradice por cuanto en campaña electoral prometió horarios familiares y ahora limita la entrada de los niños/as.
Y digo limita porque me parece muy incorrecto decir que prohíbe la entrada a los niños como reza algún titular malintencionado sino que lo que pretende la directiva es que los niños sigan asistiendo al estadio pero de una manera regulada, controlada, contabilizada y sobre todo segura.
Como lo que ocurre, ni más ni menos, que en casi todos los grandes Estadios de Europa.

Lo que si espero de esta directiva es que esta medida solo se tome para enfrentamientos de alto riesgo y para el resto de partidos en los que no se prevea una gran asistencia tenga reservados un cupo con algunos miles de pases gratuitos para niños repartidos equilibradamente en los diferentes sectores del Estadio que deberían recogerse con antelación.

Dado que lo que realmente quiere evitarse es el sobreaforo este problema no existe en un porcentaje altísimo de partidos disputados en el Camp Nou.

Así se demostraría que esta medida de la directiva no tiene un sentido recaudatorio sino un fin garantizador de una seguridad que debería ser innegociable para todos.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>