MÁS QUE UN CLUB, MÁS QUE UN CAMP NOU.

Por @marsallorente. La junta directiva del Barça lleva dos años estudiando hasta el último rincón cómo debe llevarse a cabo el proyecto de remodelación y ampliación del Camp Nou que tendría cabida para 105.000 espectadores (410 Millones) y la construcción de un Palau Blaugrana para 12.000, otro Palau con capacidad para 2000 asistentes, un palacio de Hielo, un Espai Barça destinado al socio, un centro comercial, unas nuevas oficinas del club, la remodelación interior de la antigua Masia y la creación de 5.000 nuevas plazas de aparcamiento. (190 Millones). En total la inversión es de 600 Millones.

La necesidad de derribar el Miniestadi, actualizar las instalaciones para adecuarlas a las exigencias y comodidades del Siglo XXI no es un capricho de esta directiva sino que las últimas 4 juntas (Núñez, Gaspart, Laporta y ahora Rosell-Bartomeu) han considerado imprescindible la mejora de las instalaciones que algunas incumplen la normativa vigente, como es el caso del Palau Blaugrana que no tiene el aforo mínimo que exige la Euroliga, y otras han quedado obsoletas, como es el caso del Camp Nou donde faltan ascensores, la mayoría de las graderías son descubiertas, los asientos son estrechos, los pasillos angostos, la visibilidad desde la primera gradería y las últimas filas de la segunda es nefasta, las entrañas debajo de las gradas están muy mal aprovechada, (se construirán 104.000 m2 nuevos de suelo) ahora los pasillos de evacuación son estrechos, el acceso para los discapacitados es imposible y los servicios de restauración son propios del siglo pasado.

Y otras instalaciones están infrautilizadas, como el Miniestadi donde no van ni 2.000 aficionados y está en una de las mejores zonas de Barcelona.

1391430964_extras_albumes_0

El vicepresidente económico, Xavier Faus, ha dicho que si no se aprueba esta reforma integral prevé que el club deberá gastarse igualmente 400 Millones en los próximos 20 años para ir adecuando la instalación con “parches” a la normativa vigente. Si el Camp Nou no se replantea de arriba a bajo será un estadio viejo e incómodo y que no solo no generará más ingresos atípicos con Palcos y servicios nuevos sino que los aficionados sufrirán en sus carnes las incomodidades por muchos años más.

Y es que si a alguien le interesa más que nadie esta reforma es al socio-abonado, es decir, al que tiene un asiento en propiedad en el Estadio, dado que esa “propiedad” va a revalorizarse mucho si se mejora la comodidad, la visibilidad y los servicios inherentes a su silla no solo para su disfrute sino también para su bolsillo dado que cuando no acuda al estadio y libere su asiento el club le devolverá más dinero porque podrá vender las entradas más caras.
Con la reforma propuesta por la directiva, los asientos serán entre 1 y 3 cm más anchos y los pasillos entre filas serán de 1 metro y 20 cm para facilitar el acceso y la evacuación desde el asiento.

La ampliación del Camp Nou costará 410 Millones y contando el resto de instalaciones, el gasto total es de 600Millones, una cantidad que parece importante pero que es mucho menor de lo que se van a gastar otros clubs para tener un Estadio con mucha menos capacidad y no van a construir el resto de instalaciones (2Palaus, Centro Comercial, Un palacio de Hielo, Espai Barça, 5000 plazas de Parking…).

Evidentemente, al socio le preocupa como se pagará.
Según Faus, “el dinero no va a salir del bolsillo del socio. Nuestro plan de negocio no prevé aumento del precio de los abonos, pero la junta que inicie el mandato en 2016-17 puede decidir lo que quiera en su momento. Esta junta no lo hará durante su mandato”.
Faus ha dicho que el club tiene capacidad económica suficiente como para poder pagar la factura.
1/3 de los costes lo pagará la marca comercial que será el apellido del Camp Nou (ejemplo Camp Nou Audi, ya dijo que no quieren que sea el mismo patrocinador que está en la camiseta descartando que sea Qatar). EN todo caso, el contrato con el nuevo patrocinador solo entrará en vigor si es aprobado por la Asamblea de socios.
Faus dijo que los otros 2/3 del coste de las obras se sufragará con recursos propios y con la generación de los nuevos ingresos extraordinarios cifrados en unos 30 Millones anuales.
Esta Junta ha cometido muchos errores pero ha hecho también grandes aciertos, y uno de ellos es, sin duda, la buena gestión económica. Se ha puesto de moda frivolizar sobre el ahorro conseguido por esta Junta por dejar de hacer fotocopias en color (fue un ejemplo puesto por Rosell para explicar que se podían recortar los gastos sin afectar a la inversión del proyecto deportivo), pero desde luego ha tenido efecto.
Es indiscutible que Joan Laporta dejó un legado deportivo extraordinario pero en cambio, su herencia económica fue nefasta. En 2010, dejó una deuda de 430 Millones de euros (la más alta en la historia del club), y en 6 años la actual junta la ha rebajado hasta dejarla en 200 Millones con la buena noticia que el año que viene la deuda bancaria será cero. No se deberá ni un duro a los bancos. Frivolizar, podemos frivolizar lo que queramos con el tema de las fotocopias pero la gestión económica ha sido mucho más racional y sin que se haya resentido la excelencia deportiva. Tan buena ha sido la gestión económica que los últimos años se ha generado un cashflow anual de 120 millones, esto quiere decir el dinero que el club puede destinar a inversiones para fichar jugadores (60 millones anuales) y para pagar una parte de las obras (40 Millones).
Significa esto que el club va a seguir teniendo dinero para incorporar a los mejores jugadores sin que el proyecto patrimonial perjudique el apartado deportivo.

Es cierto que la actual junta criticó en campaña electoral que la junta de Joan Laporta quisiera gastarse 250 millones en el Proyecto Foster, seguramente porque la situación económica del club no estaba preparada para afrontarlo (deuda disparada), se trataba de un simple maquillaje externo estético y el proyecto implicaba recalificar los terrenos del Miniestadi y vender una parte para hacer pisos (pérdida de patrimonio) sin que se contemplase la construcción de 2 Palau, un centro comercial, un Espai Barça para los socios, unas nuevas oficinas y 5000 plazas de aparcamiento, como es el caso de ahora.

En todo caso, la Junta tiene el difícil reto ante si de saber explicarlo bien al socio que al final decidirá lo que le parezca en un referéndum. ¿Hay algo más democrático que eso?. Presidentes de otros clubes se reúnen consigo mismos y anuncian lo que se va hacer, como si el club fuera propiedad de ellos.
El Barça es un club con una profunda tradición democrática. De hecho, en 1950 en plena dictadura, los socios del Barça en referéndum decidieron que debía construirse el Camp Nou porque el camp de Les Corts se había quedado pequeño.

Y respecto a si esta junta está legitimada para iniciar este proyecto, está claro que si. Lo dicen los Estatutos. Y mientras estén dirigiendo el club tienen el deber de gestionar puesto que el club no puede ni debe paralizarse.
Todas las juntas han tomado decisiones cuyo efecto tenían una afectación en el futuro más allá de sus mandatps. Sin ir más lejos, Joan Laporta compró en 2008 sin pasar por la aprobación de la junta y una semana antes de la votación de la moción de censura unos terrenos en Viladecans (protegidos, por cierto, por una normativa ecológica comunitaria que impide que se construya nada) con la intención de construir lo que él llamó “La Ciutat del soci”. Un proyecto que, evidentemente, iba a sobrepasar su mandato que finalizaba en 2010.

El socio del Barça decidirá libremente y equitativamente, (un socio= un voto) pero si no se hace nada, me temo que el club puede llegar a convertirse en una institución llena de “valors” pero anclada en el pasado.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>