La hora de Bartomeu y Zubi.

Por @marsallorente. Es palpable la impaciencia del barcelonismo. El equipo se ha ido marchitando y precisa una profunda renovación. Los cambios deben prepararse pero no anunciarse. Todavía hay una liga en juego. Nada es descartable, por muy difícil que parezca mientras sea posible.

Las ligas de Tenerife y el penalti de Djukic no están tan lejos.

Además, la sanción de la FIFA que impide al Barça fichar en las dos próximas ventanas del mercado obliga a los dirigentes del club azulgrana a ser muy cautos.

La sanción está vigente mientras no se revoque. Aunque en las oficinas del Camp Nou tengan la convicción de que habrá exoneración o, cuando menos, el castigo será suspendido cautelarmente.

Entre la afición existen dudas respecto a la capacidad de las personas que deben liderar la remodelación deportiva ya que Josep Maria Bartomeu y Zubizarreta fueron el vicepresidente deportivo y el secretaria técnico, respectivamente, los últimos 3 años y medio. No han acertado a reforzar el equipo como era preciso y han tardado demasiado en darse cuenta.

Foto del Diario Sport

Foto del Diario Sport

 

Sin embargo, los mismos que ahora piden una revolución en junio pasado creían que el grueso de la plantilla debía continuar.

La corriente mayoritaria pedían la continuidad de Valdés, Piqué, Mascherano, Alba, Alves, Busquets, Xavi, Iniesta, Messi, Cesc, Pedro o Alexis. De Puyol se sabía que tenía problemas físicos y que podía ser un buen suplente para jugar un partido cada 15 días pero nadie dijo que debían despedirle. Lo que si estaba claro es que hacía falta fichar un central para cubrir sus deficiencias.

Eso es irrefutable. Tanto como que si a Bartomeu y Zubi se les considera un desastre y se les responsabiliza de los malos resultados de esta temporada (que todavía está por ver si cae la liga), también debemos atribuirles los títulos que se han conseguido bajo sus mandatos. En 3 años y medio han ganado: 2 ligas, 1 Champions, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 2 supercopa de España.

No es un palmarés nada desdeñable que muchas otras estructuras deportivas ya querrían.
Además han tenido la difícil tarea de buscar 2 entrenadores en 3 años. Y todo indica que deberán contratar un tercero si no sigue el Tata más allá del 30 de junio, como así parece.
La apuesta de Tito como relevo de Guardiola fue un acierto aunque la sucesión se truncó por una cruel recaída de la enfermedad. En el caso de Martino, ha resultado que la apuesta personal de Rosell fue demasiado arriesgada ya que sin ser un mal entrenador, el argentino llegó sin conocer en profundidad las carencias que arrastraba la plantilla.

Bartomeu y Zubi tienen todo el trabajo duro por delante que no hicieron las pasadas temporadas por inacción o por un exceso de confianza en unos jugadores que tanta gloria dieron al club.

Ahora es el momento de tener determinación. Bartomeu ha demostrado tenerla como presidente. En 3 meses hizo un ejercicio de transparencia en el caso Neymar, ha ganado un referéndum, ha emprendido una batalla legal para demostrar la injusticia de la que ha sido víctima el Barça por la doble fiscalidad en el fichaje del brasileño y ha prometido una renovación en la plantilla al tiempo que ha anunciado que luchará ante la FIFA para que al Barça se le levante la sanción.
Para Zubi llega la hora de la verdad y, ahora sin presidentes intervencionistas ni entrenadores paraguas, debe demostrar que si Guardiola le pidió como director deportivo fue por algo.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>