Fin de ciclo

Sergio Busquets vs PSG

Las modas pasan. Las tendencias cambian. Lo repetitivo fatiga. Lo mismo se podría decir de la hegemonía azulgrana en el mundo del balón los últimos años. A tenor de los acontecimientos recientes da la sensación que la UEFA se ha cansado de que la gloria acompañe siempre al mismo. El Barça del tiki-taka ha ganado 3 Champions en los últimos 8 años y ha sido semifinalista de las últimas 5 ediciones. Es un producto vendido que ha relanzado la belleza del fútbol pero al que ya hay que descatalogar. El Marketing de Platini ha decidido que la alternancia es lo mejor para las audiencias de los diferentes países. El negocio debe potenciarse enganchando el interés de la parte rica y saludable de la Europa del centro-norte y si siempre gana el mismo y además es de un país denostado por la Merkel el negocio podría no tener tanto futuro.

Hay algo sospechoso y la policía no es tonta. La permisividad de los árbitros que han dirigido los últimos partidos del Barça en Europa resulta chocante cuando la reciente política de la UEFA había sido instar a los colegiados a cortar de raíz el juego duro y físico. En Milán, el escocés Craig Thomson permitió que los azulgrana fueran cosidos a patadas mientras sacaba amarilla a los barcelonistas a la más mínima observación. El trencilla pasó por alto las manos de Zapata que terminó costando el primer gol del Milan. Además, no quiso saber nada de un posible penalti de Mexes sobre Pedro en la segunda parte. El Barça estuvo al borde del abismo y tuvo que sacar su mejor versión en un partido de vuelta memorable.

Tocó el PSG de Ibra que estaba sancionado. El comité de Disciplina de la UEFA levantó el castigo al delantero sueco en una decisión sin precedentes. Siempre, antes, había sido implacable en castigos por juego violento. Puede que solo sea una coincidencia pero parece que tiene mucho que ver que Laurent Platini, el hijo del presidente de la UEFA, Michel Platini, sea el Director en Europa de Qatar Sports Investment que es el organismo que se ha comprometido a desembolsar 200 Millones de Euros por temporada durante los próximos 3 años en el PSG, según destapó el diario alemán Bild.

La actuación del árbitro alemán Wolfang Stark también abona la teoría del cambio de ciclo que la UEFA parece querer propiciar. El colegiado teutón fue muy permisivo con la dureza de los franceses, especialmente del centrocampista Matuidi y de los defensas Alex y Jallet, mientras que amonestó a los azulgrana al más mínimo comentario. Concedió el gol del empate de Ibrahimovich en un clamoroso fuera de juego cuando la ocasión venía precedida de una plancha clarísima a Alvés que quedó sin señalar. Y lo peor, no paró el juego cuando dos defensores barcelonistas quedaron groguis estirados sobre el césped en el interior de su área favoreciendo que Ibrahimovich lo aprovechara para rematar a quemarropa ante un Valdés que con su intervención evitó que se consumara el escándalo. Luego, en el córner siguiente en contra no autorizó el reingreso de los futbolistas cuando el reglamento solo indica que tienen que abandonar el terreno de juego si es solo uno el que precisa asistencia médica. Eso no es un error de apreciación disculpable, eso es desconocimiento del reglamento o inaplicación de mala fe.

Todo parece indicar que la UEFA está provocando un fin de ciclo que el Barça solo evitará si vuelve a ser tan manifiestamente superior como ante el Milán.

“El árbitro ha tenido alguna decisiones discutibles” deslizó elegantemente Jordi Roura. Y mientras Mourinho sonríe y, ahora, calla.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>