El adiós y otro balance.

–> El mandato de Rosell tuvo errores y aciertos; fue el presidente que ganó más títulos en menos años

Artículo publicado en La Vanguardia por @santinolla: Un año después de la dimisión de Sandro Rosell todavía hay gente que se pregunta por qué dejó la presidencia del Barça. La auténtica verdad no tiene nada que ver con los guiones de ficción inventados por algunos de sus adversarios. Hubiera sido más emocionante que detrás del adiós existieran razones ocultas de gran calado. Pero no. Rosell se fue porque decidió priorizar su familia sobre su cargo de presidente. Durante cuatro años se sometió a su familia a una campaña sistemática de amenazas y otras acciones, particularmente dirigidas hacia su madre. Un mes antes de su dimisión, Rosell ya había decidido marcharse. El caso Neymar no fue ninguna causa, aunque sirvió de gota que colma el vaso para decir adiós y acabar con el calvario que vivía su entorno más querido.

Un presidente del FC Barcelona sabe a lo que se expone cuando es elegido. Es cierto. Pero cualquier persona vive procesos iguales de forma diferente. Soportó cuatro años entregando denuncias a los Mossos sin resultados concretos. Y no puso mucho énfasis en el problema familiar porque al final es mejor que la gente piense que un presidente del Barça se va por un fichaje.

En Madrid no le perdonaron que permitiera actos catalanistas como el Concert per la Llibertat, el paso de la Cadena Catalana por el Camp Nou, el corear Independència en el minuto 17.14, su discurso en la ONU o que el segundo equipaje del club fuera con las quatre barres. Aquí, un sector nunca digirió el proponer a la Asamblea una acción de responsabilidad sobre el antiguo presidente Joan Laporta y su junta y que Rosell fuera el presidente más votado de la historia. Al marcharse Pep Guardiola se abrió una veda y la denuncia de un socio sobre el fichaje de Neymar dio aire a los críticos.

Rosell se marchó en un ambiente irrespirable en el que cualquier decisión era sometida a juicio sumarísimo por un sector mediático. Cometió errores y aciertos.

En el análisis cuantitativo de títulos de fútbol en el primer equipo por el número de años en los que estuvieron los presidentes, Rosell saca mejor promedio. Núñez ganó 27 títulos oficiales en 22 años, lo que lleva a un promedio de 1,2 por temporada. Laporta, en siete años ganó 12 (1,7 por temporada) y Rosell en 4 conquistó 9 (2,2 por temporada).

Se ha llegado a decir que los títulos de la etapa de Rosell eran herencia de Laporta, pero siguiendo ese argumento, los de Laporta también fueron por la herencia de Rosell como vicepresidente deportivo (fichajes de Ronaldinho o Deco, entre otros) o que los dos ganaron títulos gracias a Messi, fichado en la presidencia de Joan Gaspart.

Para algunos el mandato de Rosell pasará por la acción de responsabilidad y la inclusión de Qatar en el patrocinio o el fichaje de Neymar, para otros por el aumento de patrimonio, el proyecto Espai Barça o el control financiero y los buenos resultados económicos del club. Él se fue con el equipo líder y después de firmar la mejor Liga de la historia del Barça y con el récord de títulos en secciones profesionales. Pero sus éxitos nunca se comunicaron bien, ya fuera por error propio o por los altavoces.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>